La sensación de vivir

El viernes 15, fui con unos amigos a ver una obra de teatro llamada la tentación de vivir.

Resulta que muy cerca de mi casa, lo que eran hace unos años los cines Luchana, se han reconvertido en precisamente los teatros Luchana.
Sus salas, se han reajustado a lo que podría ser un teatro para grupos pequeños.
Parece mentira que teniendo tan cerca estos teatros, nunca se nos había dado por entrar ni ver alguna de sus obras.
En los teatros Luchana hay arte para todos los públicos, pero ha sido la obra, la tentación de vivir, la que disfrutamos el otro viernes.
Escrita por Denise Despeyroux.
Producción: Estudio3
Dirección: Agustín Bellusci
Dramaturgia: Denise Despeyroux
Reparto: Laura Angulo / Miguel Bosh / Raúl Campos / Silvia Criado / Lara Díaz de Sonseca / Arancha García-Ormaechea / Gema Garcimartín / Eloy Noguera Atienza / Luis Riera / Nerea Sanjuan
Escenografía: Mónica Florensa
Vestuario: Mónica Florensa
Es gracioso oír sus voces en el teatro, y sentir que me sonaban, ¡claro! ¡Alo mejor se toman el café en el mismo bar. Y a la misma hora que yo!
¡O quizá hasta han acariciado a mi perra!

En el resumen esto es lo que nos cuentan desde el propio programa:
Una cirujana frustrada por abandonar su vocación de violinista, adicta al alcohol. Un hombre la persigue. Una anestesista provoca estados de trance y fechorías chamánicas. Dos hermanos contemplan como una desconocida da latigazos a la tumba de su padre y hacen el gran descubrimiento de sus vidas. Una pareja de lesbianas en crisis por la aparición del instrumentista de quirófano que, además, vende planes de criogenización. Un psicoanalista, guiado por su amiga tarotista receta actos psicomágicos a sus pacientes preferidos, con consecuencias por supuesto dramáticas…

¡Ahí es nada!

Lo cierto es que es una delicia de obra, los personajes son gente entrañable y divertida, llenos de ternura, a veces tristeza, a veces desazón.
Son gente como podemos ser cualquiera, con sus pequeños dramas, y como la vida misma, unas historias se enlazan con otras, o se relacionan.
¿No os ha pasado que de repente conocéis a alguien que estuvo en el mismo sitio que vosotros alguna vez?
¿Qué conoce a la misma persona?
¿Qué viajó en las mismas fechas a algún sitio?
Ahí no se sabe si es casualidad cuanto sucede, si es el destino, si cada individuo tratando de mejorar sus emociones, mueve un poco el mundo y el efecto mariposa hace su trabajo.
No sé muy bien como contar lo que percibí en esta obra, pero fue muy simpática, me reí cantidad, a pesar de que los personajes y las historias, a veces eran un poco dramáticas.

Querría contaros más de la obra, pero ni siquiera os puedo decir el final, porque podría ser cualquiera.
Eso si, os recomiendo que vayáis y no os la perdáis, ¡os va a encantar!

¡yo voy al teatro!

Aprovechando que Juanjo me ha preparado otra forma de mandar post al blog, utilizando el correo electrónico, aunque leo por aquí que este método ya es un poco arcaico, no deja de ser cómodo si la cosa se puede publicar.
¡Le tengo loco al pobre Juanjo! tres días por lo menos para ver si por fin sale bien.
¡Mira que da guerra esto del blog!
Y es que para mí es una pesadilla entrar a publicar un texto desde internet con lo que se me mueve Jaws, mi lector de pantalla.

Pues lo dicho, aprovecho este post para promocionar el corto que los chicos de teatro accesible han hecho para explicar a la gente en qué consiste esto de ir al teatro adaptado para personas con diferentes discapacidades.
Partiendo de la base de que la cultura debe ser universal, qué menos que el teatro también lo sea.
Que no por ser ciego, o sordo, debamos privarnos de semejante lujo, disfrutar de una obra de Lorca, de Calderón de la Barca, o de Lope de Vega.
Para las personas con ceguera está la audio descripción con un dispositivo que mediante un auricular se pueden escuchar pequeñas acotaciones para seguir de forma exacta los sucesos de cualquier obra de teatro.
Para los sordos, los subtítulos y el bucle magnético.

En este corto, tanto Marisa como yo, vamos contando qué es para nosotras el teatro accesible y qué supone en nuestras vidas. Espero que os guste y le deis difusión al vídeo, pues buena falta hace, que todo el mundo sepa que existe, y en que consiste. https://www.youtube.com/watch?v=MClHmQrVQvY&feature=youtu.be

Mi piedra Roseta

Mi piedra roseta
Ayer noche, invitada por mi amiga Mónica, fui a ver una obra de teatro.

Fue en la cuarta pared, un sitio muy bonito donde suelen poner casi siempre cierto teatro algo diferente.

El título de la obra que vimos era mi piedra Roseta, cuyo autor es José Ramón Fernández.

La compañía era Palmira teatro.
Dirección: David Ojeda
Traductora de lengua de signos: Elena Jiménez
Intérpretes: Jesús Barranco, Patricia Ruz, Tomi Ojeda, Christian Gordo, Iris Jugo

Duración: 110min

Además, fuimos con tan buena suerte que era teatro accesible. ¿que en que consiste esto?

bueno, se supone que mediante una serie de herramientas de accesibilidad, se facilita a las personas con diversidad funcional el acceso y la comprensión del teatro de acuerdo a sus necesidades.

También´n nos hablaron de una sesión táctil, que ahí me quedé yo con la duda si es que nos iban a dejar tocar a los actores a nuestras anchas, lo cual me sugería hacerme adicta este tipo de espectáculos definitivamente.

Yo suelo ir bastante al teatro, y salvo alguna indicación puntual, si que es cierto que es un arte que a penas necesita accesibilidad por lo general.

No sé, la cercanía de los actores, los diálogos,, hacen bastante sencillo el disfrutarlo aún yendo sola, pero si que es cierto que se agradece eladaptarlo.

Las ayudantes de dirección andaban de un lado a otro ayudando a las personas con discapacidad, para que todos tuviéramos cuanto necesitáramos, o sea que en ese sentido fueron impecables.

Incluso habían preparado una aplicación para iphone desde la cual conectando nuestro móvil a ella podíamos escuchar las audiodescripciones solo con nuestro teléfono.

¡viva la tecnología!

Pero bueno, yo lo que vengo aquí es a hablar de teatro ¿no?

Y pese a que el tema de la obra era de lo más interesante,

el típico músico atormentado con tendencias suicidas dolorido por un accidente de tráfico, que se niega a seguir tocando, su hermano sordo que quiere ayudar y le pide a una amiga en silla de ruedas que le eche una mano.

Lo que más me gustó fue la presentación de dos personas con dos lesiones recientes, el músico, Bruno,, y la bailarina, Nura, y como ambos viven de forma tan diferente su sufrimiento.

Es lo que encuentro día a día en mi trabajo como fisioterapeuta, un paciente con una fractura de falange distal de la mano derecha haciendo un drama de su situación, y otro con un osteosarcoma, quimioterapia, dolores, y con una alegría y un ánimo desbordantes.

Luego estaba Ariel,, el chico sordo, tratando de comprenderla música mediante el baile, solo para hacer sentir mejor a su hermano.
el tema sugiere, y si bien hubo momentos, frases de anotarlas y casi de recitarlas cada día como adagios de esos de autoayuda, la verdad es que podría haber sido más ágil, más dinámica la obra.
No sé si con el afán de hacer mejor la accesibilidad o que el ritmo de la trama era sí, pero es que ¡se hacía lentísima!

En fin, el tema podía haber dado mucho más de sí.

Bien, es mi primera crítica de teatro, por lo menos en un blog.

¡en la próxima obra lo haré mejor!