Visita al museo arqueológico

Desde que se inauguró después de sus obras el museo arqueológico de Madrid, estaba deseando hacerle una visita, ver como había quedado, y qué tal su accesibilidad.
Como he dicho alguna vez, un museo con sus vitrinas, con sus carteles de no tocar, sus salas de distribución enrevesada, en principio no es el sitio ideal para una persona ciega.
No se puede disfrutar cien por cien de sus exposiciones, ni de su gran aporte cultural, dadas las circunstancias.
Pero hay museos y museos, personas y personas, y en este caso, por lo que me ha costado, que ha sido gratis, ya que las personas con discapacidad no pagamos en los museos estatales de España, creo que más jugo no le podría haber sacado a esta visita.

Me encanta la historia, y en un sitio así, es donde una puede hacer un recorrido a través del tiempo, entre objetos desde 5000 años antes de nuestra era, sintiendo la evolución del ser humano en todas sus capacidades.

El museo arqueológico es un edificio compartido con la biblioteca nacional. Situado en la calle Serrano 13, en la zona de Recoletos más o menos. Es fácil llegar a él, pues muchos autobuses, metro y tren nos deja cerca de él.
El museo consta de 40 salas que van desde la prehistoria hasta casi nuestros días.
A veces por temas, por culturas, por países….
Su acceso es bueno, con rampa de poco declive, o sea que alguien que vaya en silla de ruedas le es fácil su desplazamiento en todo el recorrido.
Una de las pocas cosas que tengo para criticar en su accesibilidad, es que si bien hay un QR para descargarse las audio guías, este está a tal altura que si no es porque iba con alguien que ve, hubiera sido imposible localizarlo.
Tan útil que nos son los QR para disfrutar de los contenidos multimedia.
A través del QR descubrí que podía bajarme una aplicación para el iphone que me ha ido guiando por todas las salas donde había zonas táctiles.
Yo esencialmente esta vez solo he ido a las zonas táctiles de cada sala, pues no disponía de más tiempo.
Entre la audio guía, los planitos en relieve y los rótulos en braille lo cierto es que me ha encantado tanto el museo como todo lo que ha llegado a mis manos y he disfrutado dimensionándolo e y dejándome llevar entre retazos de leyendas e historia.
Una vez más, mi lectura de novelas junto con las texturas de altos y bajos relieves, cascos romanos, hachas de bronce, pinchos, lanzas, puntas de flecha de sílex, cerámica, piedras talladas, monedas…. Han disparado mi imaginación al máximo transportándome de Mesopotamia a roma, de Grecia a la edad media, pasando por Egipto, y la misma y vieja Hispania con sus trocitos de historia y sus grandes yacimientos.

Caminar por las salas del museo arqueológico, con su acogedor suelo de madera, disfrutando al poder tocar un alfabeto árabe, o una evolución de la escritura desde un dibujo simple a una palabra cuneiforme, o poder tocar el mapa de Roma al completo cuando Roma era un señor imperio, todo a la altura de mis manos en relieve y en braille.

Bien, os lo recomiendo, es hermoso dimensionar la historia en un par de horas.
Yo repetiré para disfrutarlo más, y entrar más en detalle con sus exposiciones y sus salas.

Os dejo su web:

Visita al Museo Arqueólogico de Madrid

Sala de mosaicos romanos
Salvi en el Foro romano