Caminaremos ottra vez

Caminaremosotra vez.
Nunca me he planteado esto de caminar.
Como persona ciega he usado mis habilidades hasta donde he podido, y ello me ha permitido ir y venir, viajar, y recorrer todo el mundo o casi casi.
Mi intuición, mi oído, mi olfato, y hasta si queréis darle un punto de esoterismo, mis percepciones extrasensoriales….el bastón, mis perras guía, amigos, familia, han hecho siempre mi camino fácil y he sabido capear las dificultades sin pararme a pensar a penas qué es lo que me salva cada día de no golpearme en exceso, cruzar adecuadamente, o encontrar una calle o una estación de metro.
Pero esto delCovid19, esta pandemia, esta nueva forma de vivir en sociedad, en la ciudad, en las calles, me ha hecho analizar qué herramientas tengo ahora en mi mano,ahora que la distancia física y social marcará mis rutas,ahora que los sonidos van a ser más lejanos, la gente y el tráfico ¿estarán en el mismo bando?
Leyendo un artículo de Nuria Delsaz, gran periodista que ha escrito un diario de la pandemia en su muro de FB, me di cuenta de cosas de las que ni siquiera había recapacitado.
Cosas que damos por automatizadas, que de tantotenerlas integradas en nuestra vida, ni nos damos cuenta.
Desde el sonido de calentar la leche en un bar, el olor de la panadería con el pan reciente, o la persona que está a mi lado en un cruce, que con su perfume, o su olor a tabaco, y que me orienta para poder avanzar en el cambio de semáforo.
Ahora el sonido de los coches no me dejan oír a la gente más lejana, y mi olfato con las medidas sanitarias y la mascarilla, no me dejan percibir el mundo como antes.
Cada día descubro algo nuevo que ha cambiado y que hace que como persona ciega vuelva a reinventarme para seguir.¿Que os puedo decir?
No todos los días tiene una ganas de reinventarse. Y lo cierto es que no queda otra.
Tal vez sea la tristeza subyacente que nos atenaza de forma colectiva, o que desde agosto y sin mi perra guía, el mundo que me rodea perdió color, calor y alegría.
La verdades que Hoy, en esta mañana, y a esta hora, todo me parece tan hostil…Pero no soy yo de sentarme a lamerme las heridas y quedarme ahí sin más. De hecho, conforme voy quitando y poniendo frases en este post, ¡ya me voy viniendo arriba!
Seguro que volveremos a caminar de nuevo, porque como dice el poeta,» se hace camino al andar”. Y si eso es tal cual, y yo me creo todo lo que dice Don Antonio Machado,encontraremos la forma casi sin darnos cuenta, y después recordaremos el esfuerzo como algo que pasó, como pasará esta pandemia.
Mascarilla, gel desinfectante, lejía, guantes y a caminar.
Es muy poco poético, pero esto es lo que toca.
Practicar chino chano, yque la fuerza nos acompañe.

Buen viaje Xito

Sé que era de esperar, que en cualquier momento podía suceder.

Que la edad, que el perrito era viejo y con su artrosis, que los pastores alemanes, que sus caderas, el frío y lo que querais. Se me fue mi perro Xito, suave  y juguetón, parecía broma, pero  nada más triste que la realidad en este momento.

Xito cachorro
Xito Cachorro

 Nunca sabes cuando llegará, pero cuando llega es como esa angustia que entra por tu garganta, no te deja tragar, el estómago es una bola de clavos pinchando y raspando por dentro.

Es el dolor del adiós, el de no te voy a tocar más, no te voy a rascar más, ni encontraré tus pelos, ni oleré tu aroma perruno, ni escucharé tus patas cansadas caminando hacia mí. No encontraré tu peludo cuerpo en cualquier rincón de casa. No estará tu morro cada vez que estire mi mano. Ni cada vez que abra una bolsa de plástico. Nada oiré cuando suene el timbre, ni cuando haya otros perros cerca.

Nada sentiré cuando avance  la noche, cuando los fantasmas vengan y tú no les ladres.

  14 años de compañero, losé, no es cualquier cosa.

Ratos de jugar y correr, de ladrar y perseguir.

Paseos de playa y campo, nervios  y alegrías. Y cada mañana al despertar, como si cada día fuera mi cumpleaños, una verdadera fiesta. De cachorrito infatigable  a maduro seductor y abuelo tranquilo.

  Y esa infatigable manera de vivir cada momento como si no hubiera nada más importante.

Esa concentración persistente en un olor, un juguete, un sonido. Siempre bromeamos contigo, no pudiste ser perro guía, ¡que va! ¡con lo bien que se está en casita! tú podrías haber sido lo que tu quisieras, ¡pero nada como en casa!

Tu máxima felicidad, vigilarnos a todos, todos juntos, nada de dispersarse, la familia unida, los amigos juntos, los perros también, ¡y¡nada de discusiones! ese eras tú. Poderoso Xito, divertido y amoroso a la vez.

Con un corazón del tamaño del universo, por eso no resististe de tanto amor.

  Soñamos con regalarte alguna vez un rebaño de cabras para que tu instinto de pastor las sacara a pasear; también imaginamos si hubieras sido perro policía, o de rescate, pero por tus ladridos, Paloma, que siempre da en el clavo, acabó llamándote perro Poligonero.

¿y que podemos decir de tus conciertos en el cercadillo? aún cuando ni un perro pasaba, tú alerta, espectante a ver si había que ladrar a algo.

  Los mejores agujeros en la arena, ¡esos eran los tuyos!Las mejores carreras, ¡y  los  mejores tesoros encontrabas! Y en estos últimos meses, con mi tristeza, bien sabías tú que no podías dejarme sola con mi pena.

Haciéndote el fuerte, el amable para que yo fuera feliz.

Y los paseos al sol, para fijar calcio, medicinas y veterinario, sufrimiento, dolor, y una grandeza ante los cambios, una aceptación de tu imposibilidad, una valentía, que lo pienso y no dejo de llorar. Otro ejemplo más para mí, en estos últimos seis meses, la vida me ha regalado el ejemplo de vosotros  mis dos perros, cada uno a su manera, me habeis  enseñado más que la gente.

         El amor incondicional, el respeto, la dignidad, la grandeza, la aceptación de un final anunciado que aún no acierto a entender. En el dolor de mi corazón, en  un rasquicio de odiosa razón razonable, he soltado tu collar,   he abierto mi mano para que puedas volar al otro lado del arco iris, donde te esperan tus hermanos, Nevi, Bimba, Heidi, Tais, Lila, Fica, Yeco, Guille, Poker  Ouiphi+, y tantos otros….    y  donde esperamos ir algún día para de nuevo volver a estar y disfrutar contigo.

  Buen viaje, ¡Xito!

In Memoriam

Ayer de mañana, da igual cuando leas este texto, ayer, mi socia, mi compañera de aventuras, mi cómplice mi perra guía, ¡se le fue la vida a chorros.

     Una hemorragia interna en el bazo se la llevó volando.

Desde entonces estoy sola, triste, desolada. Mi casa está vacía, su camita silenciosa.

     La calle es un monstruo terrible y hostil que me amenaza, quiere devorarme y acabar conmigo.

     Echo de menos todo, su pelo, su ilusión, su pata de adelante, sus orejas bailando, su cola esponjosa, su olor dulce a animal….

Se fue volando y no me dio tiempo ni de decirle adiós.

   Alguien me envió esta frase:

“la gente viene al mundo para aprender a vivir una buena vida, cómo amar a los demás todo el rato y ser buena persona, bueno, como los perros ya nacen sabiendo cómo hacer todo esto, no tienen que quedarse tanto tiempo como nosotros”

   Hermosa frase,  ¡pero yo quería más tiempo!

   Mi perrita, mi ejemplo, mi modelo a seguir.

¡todos los valores que yo con mucho trabajo debo aprender y practicar!

   Fiel, tolerante, libre,  amorosa, suave, dulce, disfrutona, llena de alegría, divertida, siempre con ganas de jugar, siempre con ganas de agradar…

¡Quiero ser como ella!

         Aprender a ser feliz en la locura del trabajo y la alegría del tiempo libre. Aprender a sentir el sol de invierno y la frescura de la brisa del verano.

         Aprender a soñar con todo mi cuerpo, con toda mi alma en movimiento. Disfrutar comiendo y bebiendo como si fuera lo único que hay que hacer.

         Esperar cada mañana a salir al mundo con la ilusión  siempre, buscando lo mejor, lo más bueno del día.

      Permanecer firme en las decisiones con la confianza íntegra y noble.

       Aprender a escuchar en silencio y arreglarlo todo con un lametón.

       ¡Yo quiero ser como ella!

No quiero que se me olvide.

   Debo salir a la ciudad, golpearme y tropezar para no olvidar que ella estuvo ahí y que nunca, nunca dejó que las cosas fueran mal.

   El mundo seguirá, no comprendo cómo, pero seguro continuará.

Los coches, el sol, la gente, todos recorrerán sus caminos.

Mientras, yo estoy aquí parada esperando a reponer fuerzas para ser como ella y demostrarle que puedo llegarle un poco a la planta de sus pies y con más ganas que nunca de salir volando a buscarla.

Hola!

Salvi con sus perros guia

¡Ojalá disfrutes tanto leyéndolo, como yo, mientras lo escribo!

¡Ah, y cuidado no te llenes la ropa de pelo de mis perros al leer cada post!

Os recomiendo escuchar mi podcast donde te cuento mis aventuras por el mundo