Ladrando en la nube con Goleta: perros y más perros

   Los que me conocéis, sabéis que mi anterior perra era una magnífica pastora alemana.

   Ella era una perra respetable, que sólo con mirarla, algunos perros preferían cambiar de acera.

   Ni hablar de Xito que aunque nunca fue guía, ha sido tan querido… ese si veía a un perro, él mismo le ladraba, no por nada, sino sólo por el gusto de decirle algunas palabritas.

   Los pastores alemanes son de hacer bastantes sonidos, y Xito, aunque imponía bastante, era incapaz de hacer daño a nadie.

   Yo andaba por la calle con ambos sin preocuparme de nada, ya sabía yo que no me iba a encontrar con ningún perro que se nos acercara.

   Pero con Goleta las cosas son diferentes.

   Ella es muy amigable, más que los pastores, le gusta mirar a cualquier perrito que pase cerca, y quiere saludarlos a todos.

   Si Goleta va guiando, el arnés la contiene mucho, de hecho, en estos casos, mira y desciende su velocidad, pero nada más.

   En cambio, si vamos sólo a correa, ella tira e intenta  decir hola a todo perro que se encuentra.

   ¿Pero qué hay de los perros sueltos? ellos vienen junto a nosotras y aunque ella quiere seguir nuestro camino, a penas si la dejan.

   Yo me veo en la situación de tener que llamar al orden no al perro sino al dueño, porque ¿a quién se le ocurre llevar el perro suelto en la ciudad? el tráfico, la gente, las cosas que se pueden coger del suelo, otros animales, en fin, para mí que es una falta de responsabilidad.

   Y luego están esos perros potencialmente peligrosos, que en realidad quien debería llevar ese nombre serían sus dueños, porque realmente ellos son los agresivos y peligrosos.

   El otro día, íbamos Goleta y yo caminando por la glorieta de Bilbao y se le tiró literalmente un perro de esos malotes, con una dueña incapaz de controlar su perro, que menudo susto que nos dimos las dos.

   Se nos tiró de forma muy agresiva, y ¡que susto! de milagro nos libramos las dos incluso de salir heridas.

   Ahora estamos en una situación muy sensible, empezando a trabajar juntas, no quiero que tenga ninguna experiencia negativa, ni ahora ni nunca por supuesto.

   Apelo al respeto, al cumplimiento de la ley, a la responsabilidad.

   No sólo por Goleta y por mí, sino por todos los demás perros y humanos.

   Todos somos frágiles, y podemos salir heridos en el mejor de los casos.

   Por favor, ni llevéis suelto a vuestro perro salvo en las zonas permitidas o en el campo donde sea posible.

   Elegid perros dóciles para convivir, perros que no sean agresivos, ni fomentéis agresividad en ellos.

   Controlad a vuestros perros, y si no sois capaces, acudid a un profesional, que los hay de todo tipo de tendencias y cualificaciones.

     Y Ante un perro guía, cruzad de acera con vuestra mascota, dejadnos el paso libre para que podamos caminar con tranquilidad.

   Nosotros ya soltamos a nuestros perros, les dejamos jugar y divertirse solos y con otros, cuando es el momento, no somos unos tiranos, nos gusta ver felices a nuestros guías, y disfrutar con ellos.

   Yo sé que los que leéis este blog, sois gente responsable y concienciada.

   Si nos echáis una mano en esto, sería genial, y si lo contáis a otros, mejor todavía.